Acompañando a la novia: Enramadas

La costumbre de acompañar las bodas con canciones es una más de las que antaño introducían la música en todas las facetas de la vida diaria. El matrimonio era uno de los acontecimientos que más ritos asociados conllevaba y en torno a él se desarrollaban diversos actos con canciones específicas: las enhorabuenas y enramadas en los días anteriores a la celebración, los cantos para ir a buscar a la novia a su casa y acompañarla en comitiva a la iglesia, canciones para esperar a los padrinos, novios, sacerdote e invitados a la salida de la iglesia, los cantos de fiesta para antes, durante y después del banquete, etc.

Nuestro propósito es intentar mantener la tradición viva, al tiempo de dar cabida al momento presente, por ello hemos modificado gran parte de las letras, adaptándolas también a la boda en particular que cantamos. Sin embargo sí hemos querido conservar muchos de los versos, las metáforas y el estilo de los cantares y, sobre todo, recoger el espíritu que se observa en ellos.
 
Enramadas somos Marta, Neysa y Marga y nos juntamos por esa necesidad de llevar el folclore al lugar del que no debería haber salido: la fiesta, la calle, la cocina, la boda.

Enramadas se encuentra en su salsa acompañando y cantando a las novias y regalándoles preciosas enramadas, cantando en las cocinas, en las mesas y en las calles. Enramadas canta un folclore que quiere saltar de los escenarios y salir de los museos para hacerse reunión.