La nana de la loba

Esta nana  se encuentra en el Cancionero de Federico Olmeda y de ella se dice: “recogida en Río Cavado, la suelen tocar también en el instrumento popular que llaman rabél, de uso limitado á los pueblos de Barbadillo de Herreros y del Pez y algunos otros circunvecinos”.

La interpretamos con un rabel construído por el Sr. Antonio Morante (Quintana) artesano y tocador del Valle de Polaciones (Cantabria), ya fallecido. Es un rabel  con la construcción típica de los rabeles pastoriles (o bandurrias, como se les llama en esa zona), fabricado en una sola pieza de madera, con tapa de piel y cuerdas de crin de caballo.

El rabel es antepasado de los instrumentos de cuerda frotada medievales, que fueron ampliamente usados en toda Europa. En la Península Ibérica fue quedando marginado  con el paso de los siglos y sobrevivió como instrumento de pastores. Por ello se ha conservado en aquellas zonas donde los pastores trashumantes pasaban los inviernos: norte de Palencia, León y Burgos, sur de Cantabria y  Asturias, Sierra de la Demanda, Gredos… El propio Olmeda nos habla de que el rabel era ya en el siglo XIX un instrumento minoritario. El pandero cuadrado nos sirve para añadir la percusión y lo  usamos con toques variados que se alejan del toque tradicional de este instrumento.

Ay de la loba lobita

ay de la loba malvada

que estando yo en mi ganado

ha arremetido a mi piara.

Échate niño en la cuna

que a los pies tienes la luna

y a la cabecera el sol

échate niño al ro ro.

El rabel que ha de ser fino

ha de ser de verde pino

la guitarra de culebra

y el sedal de mula negra.